Indycar Series – 500 históricas millas de Indianápolis

Comment

La edición #101 de las 500 millas de Indianápolis tenía todos los ingredientes para ser un carrerón… y lo fué. Aficionados murmuraban que esta era una las mejores carreras de la historia y personajes de la talla de Robin Miller o Marshal Pruett, el primero con casi 50 años de “experiencia” en este negocio, lo confirmaban.

El mes de Mayo gira en torno al Indianapolis Motor Speedway, pero este año en particular, el espectáculo más grande del automovilismo era acaparado por un sólo nombre: Fernando Alonso. Teo Fabi, piloto italiano que compitió en varias categorías y formó parte de la F1 por allá en los años 80, había sido el último piloto activo de F1 que intentó buscar la gloria en Indianápolis en un mismo calendario. Alonso se perdería el Gran Premio de Mónaco a cambio de buscar la épica en Indiana… y aunque al igual que en la máxima categoría del automovilismo, su motor Honda lo dejó “tirado”, bien pudo haber repetido la historia de Graham Hill, Juan Pablo Montoya, Helio Castro Neves o Alexander Rossi… no lo sabremos nunca pero Fernando no pareció nunca un novato, no cometió un error, corrió como un veterano luego de haber absorbido cada consejo que ingenieros, pilotos y dueños de equipo le proporcionaron. Aplausos para el bicampeón que salió de su zona de comfort para ponerse a prueba en un escenario y contexto absolutamente diferente a lo que ha venido haciendo hace 16 años, algo que solía hacerse con mucha más regularidad en etapas más tempranas de este deporte a motor.

Scott Dixon firmó la pole más rápida desde 1996, cuando Arie Luyendyk dejó un monstruoso registro de 236,986 mph como promedio, pero no será este el motivo por el cuál se recuerde su participación en esta edición sino porque en la vuelta 53 el piloto neozelandés, en palabras de los narradores de la señal de TV brasileña BAND, volvió a nacer. Y no es para menos. Scott protagonizó el accidente más impresionante de la competencia y uno de los más brutales de la historia. El incidente ocurrió luego de que Jay Howard golpeara el muro y como consecuencia del impacto cruzara la pista justo en frente del #9, quién chocaría de frente contra la parte trasera del auto de Howard catapultándose al hacer contacto con su rueda trasera izquierda. El “milagro” consistió en como cayó el carro de costado contra la parte superior de la barrera SAFER, el impacto ocurrió justo donde termina el monocasco (cápsula salvavidas construída en fibra de carbono)… unos centímetros más adelante y Dixon podría haber salido lastimado, unos grados de más en la forma en que “aterrizó” el Dallara – Honda y “Dixie” no habría contado el cuento. Se bajó por su propio pie de lo poco que quedó de su monoplaza y fué revisado y dado de alta con una pequeña molestia en un tobillo a los 10 minutos siguientes, un parte médico que unos cuantos años atrás no habría sido posible.

Pero esto apenas sería el inicio de una carrera que tuvo de todo luego de esta situación que generó una barrera roja. Accidentes, Big One, motores rotos (Honda, como tanto se temía), acción frenética, líneas de 4 y 5 autos en un dejavú de Pocono, sobrepasos al límite como si cada vuelta fuera la útlima, y 4 colombianos en pista con quizás el mejor resultado ponderado que hemos tenido en todas nuestras participaciones dejando de lado las victorias de JPM y los 2dos lugares de Muñoz: P6, P9, P10, P15 para Montoya, Chaves, Muñoz y Saavedra respectivamente. Juan Pablo tuvo una carrera inteligente aunque con un percance inicial en el que se quedó sin combustible antes de efectuar su primera detención en pits; posteriormente logró recuperarse y ganar tantas posiciones como su equipo y auto le permitieron, pero nos quedamos con las ganas de ver ese Chevy con un poco más de potencia para que pudiera meterse en la pelea final. Carlos Muñoz tuvo un auto muy complicado de llevar pero tiró de talento y experiencia para darle una “alegría” más a A.J. Foyt cuyo segundo piloto Conor Daly terminó contra el muro en las primeras instancias de la competencia. Gabby Chaves le entregó su primer Top 10 al Harding Racing en su primera carrera en la categoría, la más importante del año, un resultado espectacular para las aspiraciones del Colombiano quien ya tiene confirmadas 2 fechas más en Pocono y Texas y cuyo recién formado equipo planea hacer parte de Indycar full-time a partir de 2018. Sebastián Saavedra tuvo un regreso sólido luego de mucho tiempo abajo del auto y le entregó una alegría al recién conformado equipo Argentino Juncos Racing en su debut, cuyos 2 autos finalizaron la prueba.

“Nos mantuvimos en la posición 12 o 13 durante gran parte de la carrera y el carro estaba bastante bien hacia el final. Simplemente el balance no fué el mejor (sobre la primera parte de competencia). Así que le dije a los muchachos en la última parada, tomemos un riesgo, lo hicimos y el auto volvió a la vida. Me hubiera gustado haber tenido algunas vueltas más sobre el final.” – Juan Pablo Montoya

Takuma Sato, piloto de 40 años que conocemos desde su paso por la F1 (“El Kamikaze”) de la mano del equipo BAR-Honda, se convirtió en el 1er Japonés en ganar la mítica carrera. Personaje muy querido tanto por colegas como por aficionados, lleva 7 años corriendo en la categoría y espera que su triunfo abra las puertas a los pilotos de su país.

La Indy 500 2017 ya es historia. Montoya se va a Europa a continuar formando a su hijo Sebastián para que se mida contra los mejores kartistas del viejo continente, Gabby esperará a que llegue Texas para continuar su transición con el Harding Racing, Muñoz espera por Detroit, circuito callejero en el que ya ganó y en el que espera continuar evolucionando su equipo y su paquete técnico para comenzar a figurar en la parte alta de la tabla. Veremos si el Juncos Racing tiene algo en mente para Sebastián luego de este gran resultado.

#Labandadelcarrorojo
Ver Tambien

Articulos Relacionados

Discussion about this post